saltar al contenido

El futuro de la movilidad limpia será eléctrico, con baterías e hidrógeno

Este artículo fue publicado por primera vez en Vista H2.

Por Amy Adams, vicepresidenta de tecnologías de celdas de combustible e hidrógeno en Cummins, y Valerie Bouillon-Delporte, Directora de Ecosistemas de Hidrógeno de Michelin, miembros del Hydrogen Council

El brote de coronavirus ha mantenido a las comunidades globales confinadas durante meses. Aunque el objetivo principal era detener la propagación del virus, también resultó en la disminución más pronunciada en un año de las emisiones globales de carbono desde la Segunda Guerra Mundial. Las emisiones globales diarias cayeron en 171 TP2T en el pico del confinamiento, siendo las emisiones del transporte por carretera responsables de 431 TP2T de esta caída.[1] Sin embargo, a medida que las economías recuperen fuerza y la gente vuelva a moverse, es probable que las emisiones se recuperen rápidamente. Pero, ¿volver a la normalidad es realmente una opción? Con las soluciones de transporte limpio existentes listas para escalar, una mejor calidad del aire y una vida urbana más limpia no tienen por qué ser efímeras. Depende de los gobiernos, la industria y los inversores redirigir el estímulo y las inversiones para un cambio positivo y duradero.

Las baterías y el hidrógeno son dos caras de la misma moneda

Si queremos una descarbonización profunda, necesitamos una electrificación profunda. El análisis de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) muestra que dos soluciones serán especialmente cruciales: las baterías y las pilas de combustible alimentadas con hidrógeno.[2]. Sin embargo, a menudo se habla de las baterías y las celdas de combustible de hidrógeno como un juego de suma cero. Esta forma de pensar debe cambiar, ya que comparten una relación simbiótica y son mutuamente beneficiosas, por lo que el desarrollo y la inversión en ambos deben ocurrir en paralelo. Si nuestro objetivo común es la descarbonización, este no es el momento para el tribalismo. Este es el momento de la colaboración. Necesitamos todas las manos (y tecnologías) en cubierta.

Aunque son esenciales para las soluciones de energía electrificada, las aplicaciones de transporte de baterías están limitadas por el tiempo de recarga y el alcance. Ahí es donde entra el hidrógeno para mejorar el rendimiento de la batería. Si bien los vehículos eléctricos de batería (BEV) son la alternativa más competitiva para vehículos pequeños y de corto alcance, los vehículos eléctricos de celda de combustible (FCEV) ofrecen una mayor flexibilidad al admitir la conducción de larga distancia y el uso de alta intensidad, así como el transporte pesado (trenes, camiones, autocares, flotas de taxis y carretillas elevadoras). Si bien cada tecnología tiene fortalezas para diferentes usos, las soluciones de baterías e hidrógeno se pueden combinar en sistemas híbridos para superar las limitaciones de cada tecnología por sí sola, reduciendo las emisiones de carbono en general y apoyando las mejoras en la calidad del aire local y la reducción del ruido.[3] para todo el espectro de transporte.

Beneficios de escalar pilas de combustible y baterías en paralelo

Los vehículos eléctricos de pila de combustible y batería utilizan tecnologías similares y complementarias, por lo que desarrollar y escalar ambos en paralelo permitirá curvas de aprendizaje e innovación más pronunciadas, además de economías de escala en el desarrollo y la producción, lo que resultará en reducciones de costos y disponibilidad más rápidas. Según un estudio reciente del Hydrogen Council, hasta 70% de futuras reducciones de costos para el hidrógeno en aplicaciones de transporte se obtendrán a partir de la ampliación de la fabricación de equipos de uso final.[4] Tanto con los BEV como con los FCEV, el mercado del transporte puede ofrecer la diversidad y la flexibilidad que necesitan los consumidores, ayudando a cambiar la demanda de manera efectiva en las próximas décadas y disminuir la dependencia del sector de los combustibles fósiles. Los gobiernos de hoy buscan impulsar el crecimiento económico. Invertir en tecnología de cero emisiones del tubo de escape, como baterías, hidrógeno y celdas de combustible, puede ayudar a reducir las emisiones y estimular la recuperación económica. A medida que crezcan las industrias de baterías e hidrógeno, se crearán más empleos, lo que fortalecerá las industrias de tecnología limpia de los países y preparará a su fuerza laboral para los trabajos del mañana.

Liderando la carga para un futuro de transporte limpio

Mientras los líderes gubernamentales y empresariales inyectan actualmente billones de estímulos de recuperación en sectores esenciales, como el transporte, y deciden cuál es la mejor manera de reiniciar las economías, nos encontramos en un momento crucial para el futuro de la movilidad limpia: esta crisis debería ser el trampolín. a la descarbonización acelerada. COVID-19 nos ha mostrado el claro impacto de nuestros sistemas de transporte actuales en los entornos urbanos, las emisiones y la contaminación del aire, y la diferencia que pueden marcar unos pocos meses. Imagine el progreso en las próximas décadas si tomamos decisiones inteligentes hoy, trabajando junto con la industria, los gobiernos y los inversores para ampliar la cartera adecuada de soluciones de tecnología limpia, incluido el hidrógeno y las baterías, para encaminar el futuro de la movilidad limpia.


[1] cambio climático de la naturaleza, 'Reducción temporal de las emisiones globales diarias de CO2 durante el confinamiento forzado por la COVID-19', 19 de mayo de 2020

[2] Agencia Internacional de Energía (AIE), 'Baterías y tecnología de hidrógeno: claves para un futuro energético limpio', 3 de mayo de 2020

[3] Consejo de Hidrógeno, Documento de visión, 2017

[4] Consejo de Hidrógeno, Camino a la Competitividad del Hidrógeno: Una Perspectiva de Costo, enero de 2020

Noticias relacionadas

es_ESSpanish