saltar al contenido

Liderazgo de pensamiento

Compartir en:

De regreso
Hidrógeno en acción

Compartir en:

Opinión: Pierre-Etienne Franc, Hidrógeno – Listo para escalar

En septiembre, más de 160 inversores y actores de la industria se reunieron en Nueva York durante la Semana del Clima para discutir cómo las soluciones de hidrógeno tienen un papel singular que desempeñar en la aceleración de la transición energética.

Earlier this year, a number of major industrial players announced the creation of the Consejo de Hidrógeno en el Foro Económico Mundial en Davos, una coalición comprometida de directores ejecutivos globales que abogan por el hidrógeno para fomentar la transición energética. Pierre-Etienne Franc, secretario de Iniciativas del Consejo, brinda su análisis de los requisitos previos para esta transición.

Pocas tecnologías han estado sujetas a tanta fascinación, anticipación y tergiversación simultánea como el hidrógeno. Algunos dicen que es una tecnología del futuro distante, solo una solución de nicho, demasiado costosa o, lo que es más engañoso, insegura. Es hora de dejar las cosas claras.

El hidrógeno es el elemento más abundante en el universo y una parte inevitable de nuestra vida cotidiana, del agua que bebemos (H2O) a operaciones industriales, donde el hidrógeno se usa en miles de sitios, incluidas refinerías, plantas de fabricación de productos electrónicos, unidades de tratamiento térmico y fábricas químicas y siderúrgicas. De hecho, cada año se suministran más de 60 millones de toneladas de hidrógeno para un mercado estimado en más de 100.000 millones de dólares. Este es el resultado de 60 años de desarrollo, comenzando en aplicaciones especiales como la exploración espacial de la NASA en los primeros días y expandiéndose para abarcar casi todas nuestras necesidades relacionadas con la energía.

Hydrogen is an energy carrier that can be used as fuel for power or in industry as feedstock. It generates zero emissions at point of use and can be produced from (renewable) electricity or from carbon-abated fossil fuels. Development of hydrogen technologies has made changes in the last few years, moving from laboratories to mature products trusted and used by some of the leading companies in the world. Walmart and Amazon’s recent investments in hydrogen-powered forklifts for their warehouses or Equinix’s decision to use hydrogen fuel cells to improve efficiency and reduce emissions of their data centres are among the most recent examples of this decisive change.  More broadly, large projects are underway in the U.S., Europe, Japan and most recently China to roll out hydrogen in residential and commercial heating and cooling, for transport fuel, or storing intermittent energy from wind and solar power. The breadth of hydrogen’s proposition appeals to players across the entire energy value chain, which in turn creates sufficient industrial capacity to deliver at scale.

Esto se debe en gran parte a la versatilidad del hidrógeno, una característica esencial para gestionar los cambios fundamentales en el sistema energético a medida que avanzamos hacia un futuro de energía renovable. Esta transición requiere soluciones. Los consumidores intermedios deberán electrificar su demanda de energía, comenzando con el transporte y la adopción de vehículos eléctricos. Aquí también, las tecnologías de hidrógeno y celdas de combustible permitirán una mayor autonomía del vehículo y opciones de reabastecimiento de combustible a la par con la velocidad que conocemos hoy. La eficiencia energética por milla de las tecnologías de hidrógeno y celdas de combustible es comparable a la de las tecnologías basadas en baterías para un alto nivel de autonomía (> 350 millas), gracias al menor peso y una mejor gestión del calor de los sistemas. Además, como componente básico del sistema, el hidrógeno puede ayudar a responder a la creciente demanda de electricidad en todos los ámbitos, de forma segura y a precios competitivos mediante la integración de grandes cantidades de energías renovables en la red.

Un estudio realizado por el Hydrogen Council con el apoyo analítico de McKinsey & Company, que se publicará en el próximo evento de noviembre durante la COP23, muestra que para 2030, millones de automóviles impulsados por hidrógeno estarán en las carreteras y múltiples ciudades clave alimentadas con gas permitir el almacenamiento renovable a través de la mezcla de hidrógeno 10%. Cientos de plantas químicas y siderúrgicas mezclarán hasta 20% de hidrógeno en sus sistemas de calefacción y capacidades de amortiguación, y se construirán grandes cavernas de hidrógeno para acompañar la necesidad de almacenar y transportar energía alternativa. La profundidad de esos desarrollos ahora solo depende de la ampliación, rápido.

No existen cuellos de botella técnicos para llegar a escala, pero es necesario anticipar las inversiones. Esto incluye aumentar el número total de estaciones de hidrógeno en todo el mundo de 300 a 3000 en los próximos 5 a 7 años. Por eso, la revolución del hidrógeno necesita una fuerte movilización tanto de los actores industriales como de los inversores. Suponiendo que la dinámica económica y la voluntad política estén alineadas, los analistas esperan que el mercado actual del hidrógeno se duplique en los próximos 15 años, un ritmo comparable al crecimiento de la energía solar y eólica. Esta es una gran oportunidad que no debe perderse.

Ya podemos presenciar los primeros signos de esta transición en curso. Las capacidades de fabricación en todo el mundo están creciendo, lo que generará una reducción de costos adicional en los próximos años. Se han anunciado nuevas plantas en los EE. UU., Canadá, Alemania, Japón, Corea, China... Algunos mercados ya están completamente activados, aprovechando productos competitivos en costos como el manejo de materiales y flotas cautivas de vehículos como taxis y autobuses. Tenemos que ir más rápido aún.

No hay balas de plata para cumplir con la formidable tarea de unir la acción climática, la seguridad energética y el éxito económico, y el despliegue a escala del hidrógeno y otras tecnologías no sucederá de la noche a la mañana. Sin embargo, lo que se puede confirmar es que hemos llegado a un punto crítico de alineación entre la madurez tecnológica, la demanda política y la oportunidad comercial en lo que respecta al hidrógeno. El costo de las tecnologías de hidrógeno se ha reducido drásticamente y el impulso comercial continuará. El futuro ha llegado y el hidrógeno está listo para escalar.

Pierre Etienne FRANC, secretario de Iniciativa del Consejo del Hidrógeno.

Noticias relacionadas

Descubra cómo el hidrógeno está energizando el futuro

Descubra las últimas actualizaciones del Consejo del Hidrógeno

es_ESSpanish