saltar al contenido

Reporte

Compartir en:

El hidrógeno se encuentra con lo digital

Las tecnologías digitales están transformando todos los sectores. Están cambiando la forma en que trabajamos, vivimos y nos divertimos y cómo se crean, transmiten y consumen los bienes y servicios. Algunas de estas tecnologías, como la conducción autónoma, la realidad virtual y la inteligencia artificial, tendrán efectos disruptivos y transversales en muchas partes de nuestra economía.

La revolución digital global crea nuevas demandas energéticas

Si bien la digitalización puede aumentar la eficiencia energética, por ejemplo, al compartir activos como automóviles y mejorar la eficiencia energética en nuestra vida diaria a través de IoT, también crea nuevas demandas masivas de energía. El sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) ya consume más del 50% del consumo eléctrico de EE. UU. En los próximos años se espera que la demanda energética de TIC siga creciendo, duplicándose para 2050, y esta previsión ya contempla la mejora continua de la eficiencia energética de las TIC.

Para limitar el calentamiento global a dos grados centígrados, el mundo deberá realizar cambios drásticos. Con el claro imperativo de reducir las emisiones de carbono y mejorar la calidad del aire, estas nuevas demandas de energía deben provenir de fuentes limpias y renovables. Esto implica la necesidad de un portador de energía que pueda tomar la energía solar y eólica, canalizarla hacia su uso final y liberar la energía cuando sea necesario.

Cómo podría ayudar el hidrógeno

Dos tecnologías principales, las baterías y el hidrógeno, pueden proporcionar el almacenamiento necesario para las energías renovables. Si bien a menudo se los presenta como competidores, en realidad son complementarios para diferentes aplicaciones.

La alta densidad de energía del almacenamiento de hidrógeno a bordo (aproximadamente 10 veces mayor densidad de energía en comparación con las baterías recargables) hace que los sistemas de celdas de combustible de hidrógeno sean ideales para impulsar medios de transporte grandes, pesados o "verticales" (por ejemplo, voladores). Los rangos más largos van de la mano con un reabastecimiento de combustible más rápido, la reducción de los tiempos de espera, el aumento de la utilización y la reducción de los requisitos de infraestructura. Si bien las inversiones iniciales en infraestructura incremental pueden ser mayores, la infraestructura de hidrógeno es menos costosa a escala y no afecta la red eléctrica, mientras que la infraestructura de carga directa requerirá mejoras significativas en la red.

Este documento de debate busca comenzar a investigar el impacto de la digitalización en la demanda de energía y establecer un diálogo con el sector de las TIC sobre cómo la digitalización y el hidrógeno podrían complementar el impacto del otro durante la transición energética. El hidrógeno ofrece fuertes beneficios que podrían permitir importantes tendencias digitales y, por lo tanto, servir como un vector de energía eficiente y sin emisiones. En este documento de debate se exploran cuatro casos de uso prometedores específicos:

  • Taxis y lanzaderas autónomos
  • Cadenas de carga habilitadas digitalmente
  • taxis VTOL
  • Centros de datos

En 2030, el hidrógeno podría alimentar...

 

Lea y descargue el documento completo para obtener más información (versión en inglés)

Download the report in Korean

Download the slides for a summary of key findings

Inteligencias relacionadas

Ver más historias del Consejo del Hidrógeno

Descubra las últimas actualizaciones del Consejo del Hidrógeno

es_ESSpanish